El árbol del recuerdo es una iniciativa de la asociación Duel´Ando que pretende dar un lugar para las emociones y funcionar como un ritual de despedida y homenaje a nuestros fallecidos. La finalidad es facilitar el duelo y aliviar el dolor que provoca la ausencia se un ser querido.

El duelo es la experiencia que vive la persona que ha perdido un ser querido y la repercusión que esa pérdida tiene en ella. Aparece como una respuesta natural del ser humano, es una experiencia universal que todos hemos vivido o viviremos en algún momento de nuestra existencia.

El trabajo en el duelo es un cúmulo de tareas ineludible para poder volver vivir y amar de nuevo la vida. Aceptar la realidad, darse cuenta que la pérdida es real; poder expresar las emociones que está sintiendo y el dolor de la pérdida; adaptarse a una vida donde ya no está el ser querido y la última recolocar emocionalmente al fallecido y seguir viviendo, seguir adelante con la vida e reinvertir en ella. 

Este encuentro ofrece la posibilidad de plantar un árbol en recuerdo a los ser queridos. Dandole a los familiares un lugar donde sentirse más cercanos con este ser querido que ha fallecido, un sitio donde rememorar la vida y la huella que ha dejado en cada corazón que ha tocado esa persona. Y convirtiendo a a estos arboles en santuarios de amor, siendo él, el alegato de la vida en conexión con lo espiritual, y que su crecer en nombre de un hijo, una madre, un padre, un hermano…un ser que hemos amado en su vida y que seguimos amando y recordando en su muerte, de consuelo a las personas que padecen su ausencia.

La semilla que ellos plantaron un día en nuestros corazones ahora germinada en forma de un hermoso y fuerte árbol.

Para este evento gratuito que ofrece Duel´Ando en colaboración con la asociación Residuo Cero, es necesario inscripción previa a través de esta web. Ese evento se celebrara cada año, y dos ediciones, cuyas  plantaciones se realizarán entre los meses de noviembre y febrero. El aforo no puede superar las 15 semillas. A este encuentro podrán acudir familias ,ya que,  esta abierto a todas las edades y acompañantes que quieran remorar unidos una vez más a ese ser amado. Este homenaje mágico y colectivo se realiza en el Parque Regional El Valle y Carrascoy.

Cada árbol será único e ira marcado para poder cuidarlo y visitarlo siempre que se desee, y nutrir de amor esas raíces, para que crezcan fuertes y sanas hacia el sol, pretendiendo convertirse en un santuario eterno de grandes recuerdos. Los familiares podrán elegir entre diferentes especies: Algarrobo, Almez y Pino.

Este evento consiste en hacer un ritual plantando un árbol en memoria a la vida de nuestros seres queridos. Pasar una mañana al aire libre, rodeados de naturaleza y conectar profundamente con el mundo.Un ritual de amor para los seres queridos que ya no nos acompañan, un homenaje a todos esos momentos y recuerdos, enseñanzas y experiencias que hemos vivido junto a ellos.

El mantenimiento y la plantación de los árboles estarán supervisados por un forestal, que pone a nuestra disposición esta asociación ecologista de la Región de Murcia. Desde ResiduoCeroRM piensan que es necesario unir fuerzas para hacer frente al problema medioambiental que la humanidad ha generado desde un punto de vista personal y colectivo, y por eso se centran en visibilizar los proyectos y recursos que hay disponibles en la Región.

El pasado 23 de Febrero de 2020 tuvo lugar la primera edición, en la que participarón 10 familias, las cuales han sembrado el comienzo de este futuro bosque dedicado a la vida, y la muerte como parte de este ciclo, al que poco a poco se seguirán sumando almas y bonitos recuerdos.

Antiguamente , en muchos pueblos , los árboles tenían un significado sagrado y sigue teniéndolo para muchos de nosotros, además, hoy sabemos que los árboles desprenden una energía de vida y que son capaces de transmitirnos . Si sabemos escuchar, podemos oír el latido de vida que sube en ellos.